Winter Blues sacando lo mejor de ti? La vitamina D podría ser la razón.

Los investigadores dicen que la deficiencia de vitamina D podría ser en parte responsable de la depresión invernal.

De acuerdo con la IBTimes, los hallazgos, basados ​​en una investigación de la Universidad de Tecnología de Queensland (QUT) de Australia, se publicaron recientemente en la Revista de hipótesis médicasy sugieren un vínculo entre la falta de exposición a la luz solar y las manifestaciones del trastorno afectivo estacional.

El correo nacional explica que la vitamina D es importante para el proceso de creación de serotonina y dopamina, las cuales afectan fuertemente el estado de ánimo.

El profesor de QUT e investigador del cáncer, Michael Kimlin, dijo que sobre el estudio «existe evidencia de que los niveles bajos de dopamina y serotonina están relacionados con la depresión, por lo que es lógico que haya una relación entre los niveles bajos de vitamina D y los síntomas depresivos».

El artículo también cita a Kimlin diciendo que “unos minutos de exposición al sol cada día” probablemente serían suficientes para mantener la vitamina D en niveles aceptables.

[contextly_auto_sidebar id=”IcLSuY11C0Nj7Oz0VJS89ysNaQaaNbp4″]

Aunque aumentar los niveles de vitamina D en aquellos con una deficiencia podría ayudar a su depresión, parece no tener ningún efecto en aquellos con niveles normales.

A principios de este año, MNT informó que el Centro Médico de la Universidad de Columbia realizó experimentos para determinar si los suplementos podrían combatir la depresión.

El estudio no encontró ningún vínculo entre la suplementación de los niveles de vitamina D y el alivio de los síntomas de la depresión, excepto para aquellos con una deficiencia.

El trastorno afectivo estacional, o SAD, generalmente ocurre en los pacientes en los meses de invierno y puede manifestarse con síntomas de tristeza, ansiedad, fatiga, fluctuación de peso y más.

Estos son algunos consejos para combatir la depresión invernal proporcionados por Opciones de NHS:

  • Coma alimentos ricos en vitamina D
  • Duerme solo ocho horas por la noche
  • Ejercitarte diariamente
  • Siga una dieta saludable: incluya más frutas, verduras y reduzca los alimentos con almidón como la pasta, las papas y el pan
  • Trate de relajarse y reducir el estrés mediante técnicas de respiración o yoga.

fuentes: ibtimes, uga, el poste nacional, noticias médicas, nhs