Medios de comunicación admiten que EE. UU. Vende miel tóxica contaminada con glifosato

Cuando pensamos en la miel, pensamos en un superalimento básico, dulce y nutritivo, delicioso, versátil y un producto completamente natural.

La abeja melífera es una maravilla de insectos con una estructura social compleja y experiencia arquitectónica. También es una necesidad absoluta para la supervivencia humana, ya que es responsable de la polinización natural de los cultivos alimentarios.

Es posible que uno de los últimos alimentos que puede comer directamente desde la fuente hasta el frasco sin ninguna intervención de procesamiento humano (aparte de su recolección física) ya no sea seguro para comer.

Esto es lo que vas a encontrar!

Miel tóxica

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha revelado discretamente que gran parte de la miel que se vende en los mercados de todo el país está contaminada con glifosato, un herbicida tóxico conocido por su nombre comercial “Roundup”.

La Organización Mundial de la Salud, como resultado de cientos de estudios en todo el mundo, ha declarado al glifosato como «un probable carcinógeno humano». El glifosato ha contaminado cultivos esenciales en todo el mundo, incluidos el algodón, el maíz y la soja. El químico mortal es tan omnipresente que incluso se ha encontrado en la miel.

Un informe reciente de la FDA encontró residuos de glifosato en todas las muestras de miel tomadas de diferentes partes del país. En 2015, un estudio similar realizado en Filadelfia, Pensilvania por Abraxis y la Universidad de Boston encontró los mismos resultados (1).

Tanto la FDA como el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) realizan pruebas de rutina de algunos residuos de pesticidas en cultivos alimentarios, pero los residuos de Roundup, el herbicida más vendido en el mundo, no se han probado. La razón dada: es demasiado caro y se considera innecesario.

La FDA y el fabricante de Roundup Monsanto han publicado estudios que concluyen que el glifosato no es tóxico para humanos y animales. La investigación financiada por otros ha encontrado lo contrario, con implicaciones que conducen al cáncer, el autismo, las alergias graves y la enfermedad de Alzheimer.

Recientemente, estudios de Monsanto de la década de 1970 que fueron clasificados por la FDA como “secretos comerciales” revelaron que ambas instituciones sabían que Roundup causa cáncer en animales de laboratorio, incluyendo ratas, ratones, peces, ranas, conejos y perros.

El aumento de la incidencia de estas afecciones en humanos durante los últimos 35 años se correlaciona con el uso generalizado de glifosato.

Un problema mundial

La Unión Europea (UE) ha adoptado una postura más firme con respecto al Roundup, algunos países lo prohíben y los cultivos modificados genéticamente para resistirlo. La UE incluso ha establecido un nivel de tolerancia de 50 ppb (partes por mil millones) para los residuos de glifosato en la miel. Estados Unidos no tiene tales restricciones.

La miel nunca se consideró como un alimento que necesitara pruebas porque el herbicida no se usa directamente en la producción de miel (2). La FDA realizó este nuevo estudio de la miel como una «asignación especial», bajo presión de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE. UU. (3). Ahora la administración está considerando imponer un nivel de tolerancia de residuos de glifosato para la miel en algún momento de 2017; se espera que se establezca en más de 100 ppb, lo suficientemente alto como para que la mayoría de la miel entre en la restricción.

En el estudio de Abraxis / Boston University, el 59% de la miel muestreada (incluidas 5 marcas orgánicas) contenía niveles de glifosato más altos que el estándar de la UE, con una media de 64 ppb (4). Las concentraciones en las otras muestras fueron de 50 ppb o menos.

Los resultados completos del estudio de la FDA aún no se han publicado, pero una nota informativa que hace referencia a un subconjunto de 10 muestras reveló que todas contenían residuos de glifosato (5).

Estos incluyeron:

  • Miel de Carmichael: 102 ppb
  • Miel de azahar de Leighton: 22 ppb
  • Miel Sue-Bee: 41 ppb

La forma en que el herbicida entra en la miel es simple: las abejas se alimentan del polen de las plantas que han sido rociadas con ella.

Roundup no permanece exactamente donde se rocía; el viento lo llevará bastante lejos. El herbicida también penetra en el suelo, alcanzando el agua subterránea para ser transportada lejos de esta manera también.

Un productor de miel lo expresó de esta manera:

“No entiendo cómo se supone que debo controlar el nivel de glifosato en mi miel cuando no soy yo quien usa Roundup. Está a mi alrededor. Es injusto.» (5)

No es solo cariño

La miel es el más nuevo de una larga lista de alimentos que contienen residuos de glifosato, que incluyen:

  • Vinagre – destilado de maíz modificado genéticamente y cultivado con Roundup, que representa el 90% de la cosecha de maíz de EE. UU.
  • Jarabe de maíz con alta fructuosa – un edulcorante casi omnipresente en los alimentos manufacturados y tóxico en sí mismo, este pseudo alimento también está hecho de maíz modificado genéticamente y Roundup.
  • Soja – más del 90% de la soja cultivada en los EE. UU. Está modificada genéticamente para resistir el Roundup.
  • Algodón – El 96% del algodón cultivado en los EE. UU. Está modificado genéticamente y los cultivos se rocían con Roundup. Se ha descubierto que los tampones y los productos de primeros auxilios de algodón contienen glifosato. Esto significa que el veneno está entrando en contacto directo con la sangre humana.
  • Avena – La avena comercial no está modificada genéticamente, pero eso no significa que los productores no utilicen glifosato.

¿Significa esto que toda la miel es tóxica? Esperamos que no. Busque miel local y llame a la compañía para averiguar qué hay a menos de 3 millas de las colmenas. Las abejas pueden volar tan lejos en busca de comida.

Todo esto lleva a una pregunta mucho más importante: si una toxina y un carcinógeno conocidos han penetrado en el suministro de alimentos hasta el punto de que la miel básica está contaminada, ¿podría ser hora de prohibirla por completo?