SORPRENDENTE historia de la NIÑA con uñas de MEDIO METRO

La SORPRENDENTE historia de la NIÑA con uñas de MEDIO METRO

Pst… pst… ¡Es TAN GENIAL que no puedes dejar de verlo!

Hoy vamos a mostrarte algo genial, se trata de «La SORPRENDENTE historia de la NIÑA con uñas de MEDIO METRO»

Pensamos en algo que fuera muy interesante para ti, y como te conocemos tan bien sabemos que siempre estás buscando cosas sorprendentes, trucos útiles, tutoriales y tips que te hagan la vida más fácil, que te sorprendan, también sabemos que te gusta divertirte y pasar un rato entretenido.

«Hola, me llamo Molly y tengo uñas de medio metro.

¿Les gustaría saber como logré tenerlas y vivir con ellas? Esta es mi historia.

Desde pequeña soñaba con ser famosa, pero no sabia como lograrlo. Tenía muchas ideas: Quise ser una patinadora famosa, luego gimnasta. Por un tiempo intenté escribir poesía.

Pero no llegué muy lejos. Me daba pereza sentarme a estudiar todos los días, además resultó que no tenía mucho talento. Encontré el camino hacia la fama de sorpresa.

Me gustaba cuidar mi imagen y en un momento me dejé llevar por la manicura y el diseño de uñas. Tenían una forma muy hermosa, eran muy fuertes. Cualquier esmalte me duraba por varias semanas.

Es por eso dejé de cortarlas y empecé a cuidar aún más la parte que crecía. Es cuando decidí: voy a hacerme famosa con unas uñas larguísimas y bien cuidadas. Ya han pasado 10 años desde entonces y me encantaba lo que he logrado.

No fue nada fácil, tener las uñas largas es un obstáculo al hacer las cosas cotidianas.

Cuando intentaba lavar platos, las uñas se atascaban en la esponjas, se podían romper. No quise ni pensar en eso, me dolía el corazón de tan solo imaginar que les pasara algo a mis uñas.

Tenía que dejar de hacer las tareas domésticas, así que me compré un lavaplatos, para cargarlo con todos los platos sucios por las noches.

Luego los otros problemas salieron a la luz,por ejemplo, con el cabello. Mi cabello es rizado y desobediente, requiere constante cuidado y cepillado.

Tuve que olvidarme del cabello largo, simplemente me hice un corte, para no tener que volver a peinarme otra vez.

Sí, después de 10 años de ocuparme en dejar crecer mis uñas me acostumbré a todo. Le pago a las personas para que me ayuden.

Todas las tareas domésticas las hace la señora del servicio, el cocinero cocina, el estilista personal me pone maquillaje y me peina. Lo más difícil para mi es abrigarme con algo pesado en el invierno.

No puedo ponerme los guantes, así que protejo mis manos del frío y del viento con una manga de pieles Mis vecinos ya no me prestan mucha atención, se acostumbraron a mi excentricidad. Pero no puedo decir que todo el mundo me entiende y me acepta.

De vez en cuando escucho que dicen muchas cosas feas sobre mí, algunas de frente.

Todo el tiempo siento que me están observando, cuando salgo a la calle y me voy a subir a mi automóvil. Las abuelitas casi me escupen cuando me empiezan a decir cosas. Incluso los adolescentes, que me conocen de toda la vida,se ríen abiertamente de mi y me ponen apodos, me llaman “Wolverine”.

Eso me incomoda, pero no es tan malo, también hace parte de la fama que tanto estaba buscando. No uso billetera para el dinero, porque es muy difícil para mi abrirla. Pero algo aún puedo hacer, por ejemplo, todavía puedo usar el teléfono para llamar.

Hay personas que creen que soy genial. A veces la gente me ve en el supermercado y pide permiso para tocar mis increíbles uñas, me piden una foto en seguida. Una vez me ofrecieron participar en el concurso “Las personas increíbles”, organizado por la alcaldía.

Por supuesto, fue todo un éxito para mí. A menudo recuerdo la sorpresa de la manicurista, cuando me atendió por primera vez. Cuando saqué mis largas uñas frente a ella, casi se cayó de la silla, y luego, tartamudeando, preguntó:

llego 9″Ahh, ¿qué es esto?». Respondí que esas eran mis uñas que necesitaban estar bonitas. Y se puso a trabajar, aserrando, afilando. Luego aplicó el esmalte, hizo un buen diseño. Vi que estaba muy cansada, pero tenía que terminar el trabajo.

Después de 10 horas, finalmente, todo había terminado. La manicurista comenzó a calcular cuánto le debía. Podía ver cómo sus cejas se alzaban sorprendidas, porque la cuenta salía grande. La tranquilicé, le dije que lo sabía todo, y que podía decirme cuanto le debía.

Desde entonces, es mi manicurista regular y siempre se fija, cuánto han crecido mis uñas desde la última vez. Mi tarea principal últimamente ha sido cuidar la integridad de mis uñas. Necesito mantenerlas a toda costa.

Vivo en constante temor de que en algún momento se me rompan las uñas. ¡Y un día me pasó eso! Una vez, mientras montaba en bicicleta, me caí y me rompí una uña del dedo meñique. Lloré y dije que prefería mejor romperme un brazo.

Mi familia, sin entrar en detalles me regañó mucho y me dijo que estaba loca. Pero no pude aceptar mi pérdida. Una amiga me aconsejó reconstruir la uña perdida y esperar hasta que creciera y así lo hice. Este es mi secreto, incluso mis amigos cercanos no lo saben.

Así vivo, con uñas de medio metro, considero que mi logro es una cuestión de toda mi vida. Ahora sueño con el Libro de Récords Guinness, que una vez mi nombre estará ahí y todo el mundo sabrá de mí.» Dicen los creadores del canal que ha subido este video tan especial…

Pasala bien disfrutando de esta propuesta, y si te gusta ¡Tal vez sería una buena idea suscribirte al canal, para estar siempre enterada de las novedades que comparte todas las semanas…

Si llegaste en Tan Genial y te ha parecido realmente genial, nos gustaría que nos sigas en nuestro Pinterest donde además encontrarás muchas ideas geniales, trivias, test, tutoriales, quizzes, noticias sorprendentes del espectaculo, videos y todo lo que te gusta.