Haga usted mismo gel de ducha: natural, económico, saludable y muy individual

Se recomienda un jabón natural suave y firme para una limpieza de la piel casi sin desperdicios y natural. Sin embargo, si no quieres prescindir del gel de ducha habitual, ¡prueba la siguiente alternativa! En este artículo descubrirás cómo puedes producir tú mismo gel de ducha ecológico de forma fácil y económica.

Solo haz gel de ducha tú mismo

Para la receta básica necesitarás:

  • 20-90 g de jabón de cuajada (según el tipo de jabón) o 30-40 g de jabón natural (disponible en tiendas ecológicas, mercados semanales o en línea)
  • 400 ml de agua

Importante: La cantidad adecuada de jabón depende del comportamiento gelificante de los diferentes jabones, que puede ser muy diferente.

Agregue a eso de acuerdo a sus necesidades personales ingredientes opcionales tal como:

  • 2 cucharadas de aceite vegetal (por ejemplo, aceite de oliva, sésamo o aceite de girasol): tiene un efecto de reposición de lípidos en el gel de ducha para que la piel no se seque
  • 15 ml de lecitina vegetal líquida como emulsionante, para que los ingredientes combinen mejor
  • 1 cucharadita de un espesante como almidón de maíz, goma de algarrobo o goma xantana (opcional, ver más abajo)
  • Hierbas y aceites esenciales

Hacer usted mismo un gel de ducha simple, natural y cuidado no es nada difícil.  ¡Aquí puede encontrar una receta básica simple y algunas variaciones!

Los primeros pasos para hacer tu gel de ducha son siempre los mismos:

  1. Ralle finamente el jabón con un rallador de cocina o córtelo en trozos pequeños con un cuchillo.
  2. Agrega jabón rallado o barras al agua y calienta en la estufa a fuego medio.
  3. Revuelva con un batidor hasta que el jabón se haya disuelto por completo y retire la cacerola del fuego.
  4. Mientras enfría, agregue los ingredientes opcionales y revuelva bien.

Hacer usted mismo un gel de ducha simple, natural y cuidado no es nada difícil.  ¡Aquí puede encontrar una receta básica simple y algunas variaciones!

La consistencia adecuada

Cada jabón se gelifica un poco diferente y la consistencia del gel de ducha varía mucho:

Puede ajustar la consistencia agregando agua caliente o más jabón. Si el gel de ducha está muy líquido, use unos pocos gramos de un espesante como almidón de maíz, goma de algarrobo o goma de xantano. La maicena se debe mezclar con el líquido caliente y hervir brevemente para que espese. Los otros dos espesantes también se pueden agregar al gel de ducha enfriado.

Dependiendo de la composición, los ingredientes se separan entre sí después de un largo período de reposo. Por tanto, puede ser necesario agitar el frasco breve y vigorosamente antes de su uso.

Ingredientes opcionales:

  • Usa unas gotas de aceites esenciales para darle a tu gel de ducha una fragancia personal o un efecto especial. Si te duchas por la noche, prueba el aceite de lavanda. Si se ducha más temprano en la mañana, se recomienda un aceite fresco como menta. Puede obtener más información sobre el uso y la compra de aceites esenciales aquí.
  • La miel cruda tiene un efecto antibacteriano, hidrata y retrasa el proceso de envejecimiento. Para que las enzimas importantes no se pierdan, no caliente la miel y agregue únicamente líquidos tibios o fríos.
  • Para obtener un aroma adicional y un gran cuidado, puede agregar una bolsita de té a la que está hirviendo o usar hierbas del jardín o de la naturaleza. Después de cocinar, las hierbas se tamizan nuevamente. ¿Qué tal, por ejemplo, un gel de ducha de ortiga o hierba molida?
  • Unas gotas de glicerina (de farmacia) deberían mejorar las propiedades hidratantes del gel de ducha y así aumentar el efecto de cuidado.

Puede obtener más información sobre la compra de aceites esenciales, jabón de cuajada y otros ingredientes aquí.

Periodo de validez del gel de ducha

En esta receta evito conscientemente el uso de conservantes. Por lo tanto, la vida útil no es comparable a la de los productos convencionales en el mercado, el gel de ducha debe consumirse en una semana. Pero esto no es un problema, porque simplemente puede congelar la pieza que no necesita. Las siguientes medidas aseguran una mejor vida útil:

  • Desinfecte los dispositivos y los recipientes de almacenamiento, por ejemplo, con una solución de soda caliente o un poco de alcohol de alto porcentaje.
  • Minimice el contacto con la piel durante la extracción, por ejemplo, utilizando un dispensador de bomba.
  • Rellenar en porciones más pequeñas y congelar, eso también funciona en el vaso.

Puede encontrar más consejos para prolongar la vida útil de los productos para el cuidado aquí.

También puede encontrar esta receta y muchos otros productos de cuidado personal de bricolaje en nuestro libro:

También te pueden interesar estas publicaciones:

¿Has hecho alguna vez gel de ducha tú mismo? ¿Cuáles son tus experiencias y qué ingredientes usas? ¡Comparte tus sugerencias en los comentarios!