¡El remedio natural que PURGA los parásitos de su cuerpo!

La tenia más larga jamás encontrada en los intestinos de un ser humano fue de aproximadamente 82 pies, que es la longitud de una piscina estándar (1). Si eso no es cosa de pesadillas, ¿qué es?

Pero el hecho triste del asunto es que los parásitos como las tenias son mucho más comunes de lo que tendemos a creer. Y sí, también afectan a las personas de los países desarrollados.

Parásitos en América del Norte

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, millones de estadounidenses albergan parásitos cada año (2). Algunos pueden vivir sin ser detectados dentro de un huésped humano durante muchos años.

Hay tres tipos de parásitos que afectan a los humanos.

1. Protozoos

Estos organismos unicelulares no se pueden ver a simple vista. Pueden funcionar tanto como parásitos como por sí mismos. Cuando afectan a los humanos, tienden a multiplicarse, lo que resulta en infecciones graves que comienzan cuando un solo protozoo logra ingresar.

La mayoría de las veces se contraen a través de alimentos, agua o heces contaminados. Otros protozoos viven en la sangre y los tejidos humanos. Algunos incluso pueden entrar a través de las picaduras de mosquitos o moscas de arena (3).

Los cuatro tipos de protozoos incluyen sarcodina, matigophora, ciliophora y sporozoa.

2. Helmintos

A diferencia de los protozoos, los helmintos adultos son organismos multicelulares que pueden verse sin microscopio. No necesitan un anfitrión para sobrevivir y no pueden multiplicarse en un cuerpo humano.

Incluyen gusanos redondos, gusanos planos y gusanos de cabeza espinosa.

3. Ectoparásitos

«Ectoparásito» es un término general que se refiere a cualquier insecto que se introduce en la piel y vive allí durante un período de días, semanas o meses. La mayoría de las personas entrarán en contacto con ectoparásitos en algún momento u otro.

Incluyen garrapatas, piojos, ácaros y pulgas.

Es probable que estos parásitos transmitan enfermedades como la enfermedad de Lyme, así como otros patógenos.

La diferencia entre un parásito y una infección parasitaria

No todos los parásitos causan enfermedades cuando afectan a un huésped (4). De hecho, algunos pueden vivir relativamente sin ser detectados.
Otros crecen, se reproducen o desprenden toxinas y pueden causar enfermedades graves. A esto se le llama infección parasitaria.

Por ejemplo, la malaria es una infección parasitaria que causó 438 000 muertes en 2015 de 214 millones de casos anuales. Las infecciones parasitarias como la malaria tienden a prosperar en regiones cálidas y húmedas cercanas al ecuador. Se estima que 3,2 mil millones de personas (casi la mitad de la población mundial) están en riesgo de contraer malaria (5).

Los seres humanos pueden contraer parásitos de las siguientes fuentes:

  • Agua contaminada
  • Contacto cercano con humanos infectados
  • Contacto cercano con animales
  • Comer carne poco cocida
  • Comer frutas y verduras sin lavar
  • Viajar a un área conocida por tener parásitos
  • Mala higiene o saneamiento

Síntomas a tener en cuenta

Es importante poder reconocer los síntomas de una infección parasitaria, especialmente si la ha adquirido en un país extranjero.

Visite una clínica u hospital si nota alguno de estos signos (6):

  • Dolor abdominal
  • Gases e hinchazón
  • Infecciones frecuentes de vejiga o levaduras
  • Erupciones o picazón alrededor del ano o genitales
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Disentería (heces blandas que contienen sangre o moco)
  • Sensación de cansancio
  • Pérdida de peso
  • Enfermarse con facilidad y frecuencia
  • Llagas en la boca o los labios

¿Se pueden tratar los parásitos de forma natural?

En resumen, ¡sí!

Por supuesto, si cree que puede tener un parásito, siempre debe hablar con un profesional de la salud de inmediato. Si sus síntomas persisten o empeoran, vaya a una sala de emergencias o una clínica de atención inmediata.

Una vez que tenga su diagnóstico, comience a tomar este simple té para ayudar a su cuerpo a limpiarse.

Té limpiador de parásitos

Ingredientes:

  • Una fina rodaja de jengibre
  • 1 diente de ajo
  • ½ cucharadita de canela (opcional)

Instrucciones:

  1. Rallar ¼ diente de ajo y ½ rodaja de jengibre en una cacerola pequeña.
  2. Agregue canela en polvo o ralle en un pequeño trozo de corteza de canela.
  3. Luego, agregue una taza de agua y caliente en su estufa al nivel más bajo.
  4. Cuando comience a hervir levemente, retírelo del fuego y déjelo enfriar durante 5 minutos más o menos.
  5. Si desea agregar un poco de miel cruda, espere hasta que el té se haya enfriado a temperatura ambiente.
  6. Tomar 2-3 veces al día antes de las comidas.

Ajo es un remedio natural que mata los parásitos y mejora la función inmunológica. Su principal compuesto, la alicina, es responsable de la mayoría de los beneficios para la salud del bulbo, incluida la presión arterial y la regulación del colesterol (7,8).

Jengibre también tiene propiedades antiparasitarias que son particularmente poderosas cuando se combina con canela (9).