Cómo obtener tierra de jardín nutritiva para cultivar frutas y verduras de alta calidad

En el pasado, no se pensaba mucho en los alimentos que ingerimos. Íbamos al supermercado y comprábamos lo que estaba en la lista, hacíamos las comidas de nuestras familias y esa era toda la historia.

¡Como los tiempos han cambiado!

Ahora, la comida es fuente de controversia y debate.

En las naciones industrializadas ricas, hay más artículos en el supermercado de los que jamás probaríamos y los alimentos están convenientemente empaquetados para nosotros, listos para ser preparados.

La comida se ha convertido en un gran negocio, no simplemente en un medio para alimentar y nutrir nuestro cuerpo. Los métodos de cultivo han cambiado para promover un mayor rendimiento y resistencia a las plagas, y el sacrificio es una nutrición inherente básica.

Se agregan vitaminas y minerales sintéticos a los alimentos manufacturados para devolverlos a lo que la agricultura convencional ha eliminado.

¿A dónde se fueron nuestros nutrientes?

Un estudio de cuarenta y tres cultivos de jardín en la Universidad de Texas examinó el contenido de nutrientes del suelo y los cultivos entre los años 1950 y 1999. La investigación encontró que los productos muestreados contenían solo una fracción de la nutrición que solían (1).

Esto se debe en parte a la modificación genética, la pérdida de diversidad en las variedades de plantas y la rotación de cultivos, los productos químicos utilizados en las plantas cultivadas como alimento y alrededor de ellas y el suelo pobre en nutrientes.

Cientos de estudios sobre productos agrícolas han demostrado que las verduras y frutas cultivadas de forma convencional son menos densas en nutrientes que los alimentos orgánicos y cultivados de forma tradicional porque estos últimos se contraponen a las prácticas convencionales de las granjas industriales.

Los huertos domésticos y comunitarios están apareciendo en todas partes como una alternativa a la agricultura industrial. Si alguna vez ha probado la jardinería, sabe que hay una cierta satisfacción en poner algo en la tierra, cuidarlo, verlo crecer y luego disfrutar de los frutos de su trabajo.

Su primer jardín no tiene que ser intimidante, ni tiene que ser grande.

Una planta de tomate en maceta en un balcón, un pequeño jardín en la azotea, una piscina vieja, un patio trasero, un invernadero o incluso un jardín interior pueden ser lugares fáciles para cultivar un poco de su propia comida.

Tierra de jardín

No podemos descartar la importancia del suelo en el que se cultivan los alimentos. Las plantas crecen desde sus raíces y las raíces están en el suelo. Si la tierra no es saludable, no podemos esperar que lo que se cultiva en ella lo sea.

La mayoría de las casas no están construidas en un suelo apropiado para la jardinería, pero no es difícil hacerlo. Aquí hay algunas formas económicas y libres de químicos para nutrir la tierra para que pueda nutrirte a ti.

1. El abono es el número uno

Nada es más fácil que el compostaje y no necesitas un gran espacio para hacerlo.

Reúna todos los recortes de frutas y verduras (incluidas las pieles, semillas y huesos), fósforos usados, cáscaras de huevo, bolsitas de té, café y periódicos y mézclelos en un solo lugar.

Ya sea en un contenedor o en una pila, es fácil encontrar detalles sobre las prácticas de compostaje que se adapten a su espacio y estilo de vida.

Sin embargo, hay algunas cosas que debe mantener fuera de su pila. Por un lado, evite las ramitas grandes, ya que tardan más en descomponerse y harán que convertir el compost sea un desafío. Los recortes del jardín pueden ser igualmente problemáticos porque el césped es muy resistente y puede absorber el abono.

También evite los alimentos cocidos, la carne, los huesos, los lácteos y los almidones.

Voltee el abono una vez a la semana durante todo el año y manténgalo húmedo (no mojado). ¡Tendrá un suelo nutritivo en poco tiempo!

2. Lombrices de tierra

Estas criaturas resbaladizas y sinuosas enriquecen el suelo al descomponer la materia orgánica para facilitar el uso de las plantas. Además, sus desechos son un buen fertilizante (2).

También airean el suelo, permitiendo que fluya el aire y la humedad. Por lo tanto, los gusanos son un signo de un jardín saludable.

Si comienza una nueva cama de jardín, puede atrapar algunas en el jardín y colocarlas donde las desee. De lo contrario, probablemente pueda encontrar una granja local que le venda algo.

Coloque las lombrices en el lecho del jardín o en el contenedor de abono para acelerar la descomposición.

3. Molde de hojas

No debe confundirse con hojas mohosas, el moho de las hojas no es más que un montón de hojas en descomposición (3).

Rastrilla esas hojas, pásalas con la cortadora de césped para picarlas finamente y listo: un aditivo nutritivo para la tierra del jardín que retiene el agua hasta cinco veces su peso.

El moho de las hojas es excelente para retener la humedad en el suelo y mantener frescas las raíces durante los calurosos días de verano.

4. Melaza

Rica en minerales y alcalina, la melaza agrega calcio, magnesio, potasio y hierro al suelo. Como si no pudiera mejorar, su contenido de azúcar alimenta a los microorganismos que enriquecen aún más su suelo.

5. Café molido

¡No olvides el café!

Los posos de café son excelentes para proporcionar el nitrógeno y el potasio necesarios. También puede compostar el filtro, siempre que no haya sido blanqueado ni tratado químicamente.

También se pueden agregar directamente al suelo alrededor de las plantas para fertilizar y aumentar los niveles de nitrógeno.

6. Orina

Si vives con niños, ¡esto hará que se interesen en la jardinería!

La orina es ácida y contiene nitrógeno, potasio y fósforo, todos los nutrientes necesarios para el suelo.

Es mejor diluir la orina con agua en una proporción de 1:10 antes de aplicarla al suelo o al compost. Evite que se contamine con las hojas de las plantas, ya que el ácido puede quemarlas.

7. Mézclalo

La rotación de cultivos y los lechos variados son muy beneficiosos para la tierra y las plantas que crecen en ella.

Diferentes plantas tienen diferentes requisitos nutricionales y si plantas lo mismo en el mismo lugar año tras año, esos nutrientes se agotarán del suelo. La plantación de flores junto a las verduras atrae a los insectos beneficiosos (como las abejas) y algunos repelen las plagas. También pueden proporcionar una cobertura del suelo para evitar que la suciedad se seque.

Consulte un recurso de jardinería para encontrar qué flores combinan con las verduras o bayas que está plantando. Muchas flores son comestibles, agregan color y estilo a ensaladas, sándwiches y como guarnición.

Tener un jardín propio requiere tiempo, paciencia y uñas sucias. Pero vale la pena, sea lo que sea que elijas cultivar. ¡Invierta algo de tiempo en la tierra de su jardín y será recompensado diez veces más!

Últimos titulares »Bienestar» Cómo agregar más nutrientes a cualquier suelo para cultivar las frutas y verduras más nutritivas posibles