Cómo detener una hemorragia nasal de la manera correcta (¡y cómo evitarla en primer lugar!)

Con el invierno a la vuelta de la esquina, muchos de nosotros podemos esperar tener al menos una hemorragia nasal en los próximos meses.

Ya sea el aire seco y frío del exterior, el aire caliente y seco del interior o la transición entre los dos, el invierno es una zona de desastre para cualquier persona propensa a las hemorragias nasales.

Este artículo le enseñará cómo evitar las hemorragias nasales y cómo tratarlas.

Esto es lo que vas a encontrar!

¿Qué causa una hemorragia nasal?

De acuerdo a Healthline: Hay dos tipos de hemorragias nasales:

Un hemorragia nasal anterior ocurre cuando los vasos sanguíneos en la parte delantera de la nariz se rompen y sangran. Ésta es la forma más común de hemorragia nasal.

A hemorragia nasal posterior ocurre en la parte posterior o en la parte más profunda de la nariz. En este caso, la sangre fluye por la parte posterior de la garganta. Las hemorragias nasales posteriores pueden ser peligrosas.

Las causas comunes incluyen:

  • Objeto extraño atrapado en la nariz
  • Irritantes químicos
  • Reacción alérgica
  • Lesión en la nariz
  • Estornudos repetidos o sonarse la nariz
  • Hurgarse la nariz
  • Aire frío o seco
  • Cambios extremos de temperatura
  • Infeccion de las vias respiratorias altas
  • Grandes dosis de aspirina

Cómo parar el sangrado de la nariz

Tiene sentido tratar cada hemorragia nasal como si fuera anterior y tratar de detenerla en casa. «Tendrá razón el 94% de las veces», dice la Dra. Mary Pickett, instructora de medicina en Escuela Médica de Harvard.

1. siéntate: Inclínese ligeramente hacia adelante para que la sangre pueda drenar.

2. Pellizcar la nariz: Respire por la boca y pellizque la parte blanda de la nariz para ayudar a reducir el flujo sanguíneo. Si el sangrado continúa, intente reposicionar los dedos un poco más arriba o más abajo y vuelva a intentarlo.

3. Revisa la nariz: Después de 10 minutos, suelte la presión y controle la nariz. Si todavía sangra, pellizque la nariz nuevamente durante otros 10 minutos.

4. Use una compresa vieja (opcional): Use hielo o una compresa fría para sujetarlo contra el puente de la nariz para ayudar a contraer los vasos sanguíneos y reducir el flujo sanguíneo.

5. Revisa la nariz de nuevo: Una vez que haya dejado de sangrar, limpie alrededor (pero no dentro) de la nariz con un paño húmedo. No intente sonarse la nariz, agacharse ni realizar actividades extenuantes durante las próximas 12 horas.

Solo recuerda: No incline la cabeza hacia atrás. Esto puede hacer que la sangre corra por la parte posterior de la garganta y puede convertirse en un peligro de asfixia. La sangre ingerida también puede irritar el estómago y provocar vómitos que pueden empeorar el sangrado o hacer que vuelva a empezar.

Cuándo buscar consejo médico

Las hemorragias nasales pueden ser una indicación de un problema mayor. Si tiene alguno de los siguientes síntomas, busque asistencia médica de emergencia:

  • Hemorragias nasales frecuentes : Si tiene una hemorragia nasal más de una vez a la semana, puede ser un síntoma de presión arterial alta.
  • Hemorragias nasales persistentes : En una persona que está tomando medicamentos anticoagulantes como warfarina, la hemorragia nasal puede provocar una pérdida anormal de sangre.
  • Sangrado persistente : Si el sangrado continúa durante 30 minutos o más, llame a un médico.
  • Sangre fina y acuosa de la nariz : Especialmente si sigue a un golpe en la cabeza, que puede indicar una posible fractura de cráneo.
  • Hemorragias nasales frecuentes : Si estos se acompañan de encías sangrantes y hematomas que se desarrollan sin motivo aparente, informe a su médico de inmediato.

La mejor manera de evitar una hemorragia nasal es mantener la nariz hidratada. Puede hacerlo comprando un humidificador para contrarrestar la sequedad causada por la calefacción interior.

También puede delinear ligeramente la nariz con crema de vitamina E si se siente seca. Si vive en una región más fría, simplemente protéjase la nariz con un pañuelo.