Cabrito al horno con agua y sal

Cabrito al horno con agua y sal. Sabrosas!

Mira ¡Es TAN GENIAL que no puedes dejar de verlo!

Los ingredientes están listos! Empecemos a preparar un cabrito al horno con agua y sal.

Esta receta es la más exquisita del universo.

Si te agradan las preparaciones sencillas, la de hoy te va a enloquecer!

Prepara los ingredientes y comencemos ya mismo a preparar nuestra receta de cabrito al horno con agua y sal.

Genial! Como preparar cabrito al horno con agua y sal

Qué ingredientes necesitamos

1 mitad de un cabrito

1 litro de agua

1limón

Sal

Explicación paso a paso

Es importante que tengamos el cabrito a temperatura ambiente para que se cocine mejor. Por eso tienes que sacar la carne una hora antes para que coja temperatura ambiente.

Sala el cabrito y ponlo en la bandeja del horno. En el fondo de la bandeja tienes que añadir el litro de agua y el limón a rodajas.

Precalienta el horno a 150 grados con calor tanto arriba como abajo y mete la bandeja.

Cada veinte minutos debes echarle líquido de la bandeja. Presta atención a que no se evapore todo el agua. En ese caso, debes ir añadiendo.

Mantén el cabrito durante una hora y media a 150 grados y dale la vuelta.

A continuación, mantenlo una hora y media más por el otro lado. Al igual que antes, cada veinte minutos deberás echarle el líquido de la bandeja.

Una vez ha transcurrido la otra hora y media, extrae de la bandeja las rodajas de limón y sube la potencia del horno a 200 grados. La piel de la carne tiene que estar hacia arriba.

Hornea durante treinta minutos más a 200 grados hasta que la carne esté dorada.

Transcurrido este tiempo, saca la carne de la bandeja y déjala en una fuente dentro del horno para mantenerla caliente.

Si la salsa está muy clara debes reducirla un poco, y si por el contrario está bastante espesa, puedes aclararla con un poquito de agua y reducirla después. Rectifica de sal si es necesario.

¡Ya tienes listo el cabrito al horno con agua y sal! Ahora solo te queda emplatar y acompañar con alguna verdura como unas patatas asadas o unos brotes de ensalada.