5 ruidos corporales extraños y su significado

A veces, los cuerpos emiten sonidos fuertes y extraños.

Algunos de estos sonidos ocurren con tanta frecuencia que nunca nos detenemos a pensar por qué ocurren.

Entonces, ¿qué significan realmente estos ruidos?

Esto es lo que vas a encontrar!

1. Hipo

El hipo es causado por espasmos en el diafragma, el músculo delgado que separa la cavidad torácica (donde están los pulmones y el corazón) de la cavidad abdominal (donde se encuentran el tracto digestivo y otros órganos).

Estos espasmos provocan una interrupción en la respiración al inhalar (1).

Esta afección generalmente es causada por un estómago lleno, pero otras causas incluyen (2):

  • Beber bebidas carbonatadas
  • Beber demasiado alcohol
  • Comiendo demasiado
  • Emoción o estrés emocional
  • Cambios repentinos de temperatura
  • Tragar aire
  • Ansiedad, estrés o excitación

Por lo general, el hipo solo dura unas pocas horas, pero en algunos casos, puede durar días o incluso meses.

El hipo extremo puede ser un signo de:

  • Problemas del sistema nervioso central, como cáncer, infecciones, derrames cerebrales o lesiones.
  • Problemas con los procesos químicos que tienen lugar en el cuerpo (problemas metabólicos), como disminución de la función renal o hiperventilación.
  • Irritación de los nervios de la cabeza, el cuello y el pecho (nervio vago o frénico).
  • Problemas de salud mental.

La mejor manera de curar el hipo es contener la respiración durante 10 segundos, beber rápidamente un vaso de agua fría o comer una cucharadita de azúcar. Estos remedios aumentan el dióxido de carbono en la sangre para que el diafragma vuelva a la velocidad.

2. Articulaciones reventadas

Contrariamente a la creencia popular, hacer crujir los nudillos no causa artritis.

En realidad, el sonido que escucha es causado por cavidades de aire que se forman en el líquido de sus articulaciones. Este líquido es lo que mantiene la articulación lubricada y flexible.

A medida que se abre la articulación, se forma una cavidad llena de gas dentro del fluido. Cuando la articulación vuelve a su posición natural, el gas se expulsa, creando un sonido de estallido (3).

Hacer crujir los nudillos de vez en cuando no debería hacer mucho daño, aunque los científicos actualmente están examinando los efectos a largo plazo de este hábito (4).

Sin embargo, si sus articulaciones rechinan juntas o sienten dolor, es importante que se reúna con su médico o naturópata.

3. Estómago gruñendo

Aunque su estómago a menudo ruge cuando tiene hambre, no siempre es causado por el hambre.

Las quejas que oye pueden ser causadas por gases, especialmente cuando ingiere mucha azúcar (5).

El sonido también puede ser causado por contracciones musculares que empujan la comida hacia abajo a través del tracto digestivo. Este proceso se llama peristalsis (6).

Estas contracciones ayudan a descomponer los alimentos y exprimir las bolsas de aire, creando ruido. También se producen entre comidas para barrer los restos de comida después de vaciar el estómago.

Estas vibraciones también te hacen saber que es hora de comer.

Para evitar el sonido, coma comidas pequeñas y frecuentes. Si experimenta un gruñido en el estómago con frecuencia, también puede ser un signo de afecciones médicas como el síndrome del intestino irritable.

4. Zumbido de oídos

Acúfenos una condición caracterizada por escuchar timbres, zumbidos, silbidos, chirridos, silbidos u otros sonidos.

A menudo pasa desapercibido a lo largo del día, pero se nota cuando intenta irse a dormir. Aunque a menudo lo experimentan personas que padecen pérdida auditiva, muchas personas con audición sana experimentan la afección (7).

Puede ser causada por la exposición a sonidos fuertes, infecciones, acumulación de cera, lesiones o tumores.

La condición también tiende a empeorar si bebe alcohol, se siente estresado, fuma cigarrillos, bebe bebidas con cafeína o come ciertos alimentos.

Si la afección le molesta o persiste, hable con su médico o audiólogo.

5. Nariz que silba

Este extraño sonido se escucha típicamente al exhalar. Es causada por un exceso de moco, por lo que a menudo ocurre cuando está enfermo o experimenta síntomas de alergia.

Lo mejor que puede hacer es respirar vapor tibio y sonarse la nariz con frecuencia para despejar los conductos nasales.

En algunos casos, el silbido puede ser causado por una lesión, en particular por desgarros en el cartílago del tabique.