4 beneficios para la salud comprobados de usar una sauna

Las saunas tienen una larga historia en la salud y la cultura escandinavas.

Con más de 2000 años de historia y más saunas en su país de origen que hogares, la mayor exportación de Finlandia ha tenido un impacto duradero en el mundo de la salud (1,2).

En el pasado, las saunas eran un lugar de nacimiento y muerte, ya que las mujeres generalmente daban a luz en saunas de humo y los cuerpos se purificaban en ellas antes del entierro. Incluso ahora, pasar tiempo en la sauna se considera una práctica esencial para la salud a largo plazo (3).

Entonces, ¿por qué las saunas son tan populares fuera de Finlandia? El secreto está en su intenso calor.

Aquí hay una lista de los beneficios que obtiene al ir al sauna:

1. Pérdida de peso

Los atletas suelen utilizar las saunas después de hacer ejercicio para relajar los músculos y aliviar el dolor. Su calor significativo también abre las arterias y mejora el flujo sanguíneo. Incluso se dice que el uso regular de la sauna mejora el tiempo de recuperación después de una lesión grave.

Al calentar su cuerpo y hacerlo sudar, las saunas en realidad aumentan su metabolismo y promueven el gasto de energía, lo que lo ayuda a perder peso.

Un hallazgo reciente también muestra que los saunas promueven una hormona natural llamada hormona del crecimiento humano, que es vital para mantener los tejidos corporales saludables y mejorar la resistencia (4).

2. Desintoxicación

Debido a que promueve la sudoración intensa, el uso regular de la sauna puede ayudar a su cuerpo a deshacerse de los metales pesados ​​y otras toxinas presentes en el medio ambiente y en sus alimentos.

Estas toxinas a menudo se almacenan en las células grasas y otros tejidos corporales y pueden provocar enfermedades o incluso la muerte con el tiempo.

De hecho, un estudio de 2012 mostró que sudar por el uso de la sauna era muy eficaz para eliminar metales pesados ​​nocivos como el arsénico, el cadmio, el plomo y el mercurio (5).

Estudio de caso: Proyecto de desintoxicación de trabajadores de rescate de Nueva York

Sentarse en una sauna puede impulsar tanto la desintoxicación que los investigadores utilizaron la terapia de sauna para tratar a más de 500 rescatistas después de los ataques al World Trade Center de 2001.

Estos trabajadores padecían enfermedades respiratorias, además de problemas gastrointestinales, depresión y trastornos cognitivos después de haber estado expuestos a una gran cantidad de toxinas durante el desastre.

Los trabajadores, de 35 a 45 años, experimentaron una transformación increíble durante su tratamiento de 33 días (6).

Antes del tratamiento:

  • Perdieron una mediana de 2,1 días de trabajo por mes,
  • Tuvo 4.4 días de actividad limitada,
  • Los puntajes de gravedad de los síntomas, que calificaron 10 sistemas, incluidos los de piel, respiratorios, emocionales, cognitivos y musculoesqueléticos, fueron altos,
  • Y la mitad de los participantes tomaba medicamentos para controlar sus síntomas.

Después del tratamiento

  • El número de días de trabajo perdido o actividad limitada se redujo a 0,2,
  • Las puntuaciones de los síntomas cayeron drásticamente,
  • El 84 por ciento de los participantes había descontinuado todos sus medicamentos porque sus síntomas habían desaparecido.
  • ¡También tuvieron mejoras significativas en la función tiroidea, el equilibrio, el tiempo de reacción e incluso el coeficiente intelectual!

Tomar niacina puede ayudar a movilizar las células grasas y acelerar el proceso de desintoxicación, así como mejorar el estado de ánimo y estabilizar la presión arterial (7).

3. Salud cardiovascular

La terapia de sauna se puede utilizar para controlar la hipertensión, la insuficiencia cardíaca congestiva y para la atención posterior a un infarto de miocardio. También puede mejorar el flujo de aire en pacientes con afecciones respiratorias como enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El uso regular de la sauna puede beneficiar incluso a las personas que padecen fatiga crónica y dolor crónico (8,9).

Un estudio finlandés también encontró que pasar tiempo en un sauna los 7 días de la semana hacía que los hombres tuvieran menos del 50% de probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca. La tasa de mortalidad general también disminuyó con el uso regular de la sauna (10). Solo 15 minutos al día durante 14 días es suficiente para mejorar la función endotelial en un 40 por ciento (11).

4. Liberación del estrés

Las saunas no solo son buenas para la salud física, también son excelentes para la salud mental y emocional. Las saunas están destinadas a ser un lugar para relajarse y descansar con su familia y amigos.

Al relajar los músculos, las saunas ayudan a aliviar la tensión nerviosa y el estrés que pueden haberse acumulado durante el día. Combine el uso de la sauna con técnicas de respiración relajantes para el máximo alivio del estrés.

Ritual de sauna

Si no está familiarizado con el uso de una sauna y le gustaría comenzar, aquí hay una rutina rápida para que se ponga al día.

  1. Tome 500 mg de niacina 30 minutos antes de hacer ejercicio. Asegúrese de hablar con su médico antes de tomar cualquier suplemento para saber si son adecuados para usted.
  2. Haga ejercicio durante 15 a 20 minutos.
  3. Refréscate con simples estiramientos de yoga durante 5 a 10 minutos.
  4. Respire profundamente y entre en una sauna seca durante 20 minutos. Descanse fuera de la sauna durante 15-20 minutos y vuelva a entrar durante otros 20 minutos.
  5. Continúe sumergiéndose en un baño helado durante 5 minutos, respirando profundamente.
  6. Repite 3-4 veces a la semana.

¡Asegúrese siempre de beber mucha agua después de cada sesión!