25 Recetas con PASTA [trucos GENIALES]

25 Recetas con PASTA [trucos GENIALES] MUY FÁCIL

En este video, te muestro cómo ser creativo con tu pasta y preparar platos deliciosos y apetitosos.

Si eres una fanática de las pastas, este video te va a encantar.

Sorprende a tus familias con estos trucos y recetas para hacer con pasta.

Aquí aprenderás: diseños de pasta increíbles, diseños de pasta con lazos, cómo dar forma a la pasta con palillos, cómo hacer masa para pasta y mucho más!!

25 Recetas con PASTA [trucos GENIALES]

Puedes darle forma a tu pasta con un lápiz.

Simplemente la enrollas y luego la colocas en un papel para que se seque.

Después de eso debes hervirla y listo.

Otra gran idea es darles forma con conchas de mar, o cortarlas en franjas gruesas, o darles un lindo diseño de tortellini con algo de relleno en el interior.

Te muestro cómo hacer un plato delicioso colocando algunos mechones de espagueti en trozos de perritos calientes y luego hervirlos juntos.

También puedes agregar un poco de colorante alimentario a tu pasta para que se vea divertida, o puedes incrustar algunas piezas de perejil para darle un sabor más fuerte.

Mira hasta el final para ver otros usos creativos para la pasta.

Puedes convertirlos en aretes, decoraciones o tarjetas.

¿Cual de todos estos trucos vas a probar? Cuéntanos

Estas son las salsa más espectaculares para combinar con estas recetas

No nos equivocamos al decir que la pasta italiana es uno de los alimentos más populares en todo el mundo.

Es económica, nutritiva, versátil y gusta a todos (o casi).

Pero lo mejor es lo fácil que resulta de cocinar y lo bien que podemos llegar a comer con un plato de pasta sobre la mesa, sobre todo si la acompañamos de una de las 15 salsas de pasta básicas, clásicas y tradicionales de la cocina italiana.

Carbonara, amatriciana, pesto, puttanesca son algunas de ellas y todo cocinillas que se precie debería conocerlas y saber prepararlas.

Pero que nadie se ofenda si no es el caso, no nacemos sabidos y siempre hay tiempo para aprender las 15 salsas de pasta básicas.

Si no todas, las que no conozcamos todavía.

Vamos a ver cuáles son y cómo se preparan.

Esta salsa debe su nombre a su creador, Alfredo di Leilo, chef del restaurante Alfredo alla Scrofa ubicado en el número 104 de la calle Scrofa de Roma.

La receta estrella de Di Leilo eran los fettuccine Alfredo, plato que adquirió fama mundial a principios del siglo XX gracias a varias estrellas de Hollywood que corrieron la voz.

Es una salsa similar a la salsa al burro, solo que con más cantidad de mantequilla.

Sencilla y rápida, se puede preparar mientras cocemos la pasta, lo que la convierte en un gran recurso para esas ocasiones en las que hay poco tiempo para cocinar.

Ingredientes para acompañar dos raciones de pasta: 150 ml de nata líquida para cocinar, 1 diente de ajo, 30 g de queso Parmesano rallado, 20 g de mantequilla, sal y pimienta negra.

Elaboración: Pelamos y picamos el ajo finamente.

Calentamos la mantequilla en una sartén y lo pochamos.

Antes de que empiece a dorarse agregamos la nata líquida y salpimentamos al gusto.

Cocemos a fuego suave unos dos o tres minutos.

Añadimos el queso Parmesano rallado, mezclamos, damos un último hervor y lista para acompañar un buen plato de espaguetis, fettuccine, tallarines o cualquier otro tipo de pasta larga.

Otra de las salsas para pasta que tiene más historia, tradición y, por supuesto, sabor, es la salsa amatriciana.

Con ingredientes como el tomate, cebolla, guindilla y panceta podemos lograr una salsa muy potente y con un sabor diferente a las que quizás estamos acostumbrados a utilizar para nuestros platos de pasta.

Esta es la receta tradicional de la salsa amatriciana, según «La cuchara de plata».

Ingredientes para dos personas: aceite de oliva para engrasar, 100 g de panceta en dados, 1 cebolla en rodajas finas, 500 g de tomates pelados, despepitados y en dados, 1 guindilla fresca, despepitada y troceada, sal y pimienta.

Elaboración: Engrasamos una cazuela con aceite, echamos la panceta y freímos a fuego lento hasta que suelte la grasa.

Añadimos la cebolla y rehogamos 10 minutos, removiendo, hasta que se dore ligeramente.

Agregamos el tomate, la guindilla, sal y pimienta, y proseguimos con la cocción 40 minutos, añadiendo agua tibia si fuera necesario.

Mezclamos con la pasta y servimos.

Esta salsa pica mucho, por lo que los amantes de los sabores fuertes la gozarán de lo lindo.

Su nombre proviene del italiano arrabbiato, que quiere decir enojado o furioso, haciendo referencia al sabor fuerte que la caracteriza.

De origen romano, la salsa arrabbiata está compuesta por un puñado de ingredientes básicos, así que replicarla en casa es bien fácil.

Ingredientes para cuatro personas: 6 cucharadas de aceite de oliva, 2 dientes de ajo, media guindilla fresca (despepitada y picada), 500 g de tomates troceados (en conserva, escurridos), sal y perejil fresco picado.

Elaboración: Calentamos el aceite en una sartén, echamos los dientes de ajo y la guindilla y freímos hasta que el ajo se dore.

A continuación retiramos los ajos de la sartén.

Agregamos entonces el tomate, sazonamos y freímos durante 15 minutos.

En el momento de servir, mezclamos con la pasta y espolvoreamos con perejil fresco picado.

La boloñesa es una de las salsas para pasta más tradicionales y clásicas de la gastronomía italiana.

Como su propio nombre indica, tiene su origen en la ciudad de Boloña, desde donde se ha extendido por el mundo entero.

La salsa boloñesa es una de las más famosas y populares del recetario tradicional italiano.

Existen muchas versiones de la salsa boloñesa, casi tantas como cocineros (cada maestrillo tiene su librillo).

Nosotros mismos tenemos varias recetas de salsa boloñesa y, por ello, hemos recurrido a «La cuchara de plata».

La biblia de la cocina italiana la denomina salsa de carne boloñesa y esto es lo que nos cuenta.

Ingredientes para cuatro personas: 40 g de mantequilla, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cebolla picada, 1 rama de apio picado, 1 zanahoria picada, 250 g de carne picada, 1 cucharada de concentrado de tomate, sal y pimienta.

Elaboración: Calentamos la mantequilla y el aceite de oliva en una cazuela pequeña.

Echamos la cebolla, el apio, la zanahoria y la carne.

Salpimentamos la mezcla al gusto.

Mezclamos bien y cocemos a fuego lento durante unos minutos hasta que las hortalizas queden tiernas y la carne comience a dorarse.

Diluimos el tomate ocn un poco de agua y lo vertemos.

Tapamos la cazuela y dejamos cocer la salsa a fuego muy lento durante na hora y media, añadiendo un poco de agua caliente si vemos que queda seca.

Esta salsa puede preparase con varios tipos de carne y enriquecerse con champiñones.

Otra de las salsas para pasta más populares del planeta es la salsa carbonara, cuyo origen se encuentra en la mismísima Roma.

Huevo, queso Parmesano y Pecorino, panceta, mantequilla, ajo, sal y pimienta negra son los ingredientes que «La cuchara de plata» recoge para esta tradicional receta.

Nada de añadir nata líquida, leche evaporada, ni cosas por el estilo.

Si queremos aportar cremosidad a la salsa, un poco de agua de la cocción de la pasta es suficiente.

Ingredientes para cuatro personas: 25 g de mantequilla, 100 g de panceta en dados, 1 diente de ajo, 2 huevos batidos, 40 g de queso Parmesano recién rallado, 40 g de queso Pecorino recién rallado, sal y pimienta.

Elaboración: Fundimos la mantequilla en una cazuela, echamos la panceta y el ajo, y freímos hasta que el ajo se dore.

Desechamos el ajo.

Mientras tanto, cocemos la pasta con la que queramos acompañar la salsa, escurrimos y añadimos a la panceta.

Retiramos la cazuela del fuego, agregamos el huevo, la mitad del Parmesano, la mitad del Pecorinoy una pizca de pimienta.

Mezclamos bien.

Añadimos el reto del queso, volvemos a remover y servimos enseguida.

La salsa napolitana es una salsa de tomate enriquecida con ajo y distintos tipos de hierbas, como orégano, albahaca y en algunos casos perejil.

En Italia se la denomina sugo di pomodoro alla napoletana, es decir, salsa de tomate a la napolitana, y también salsa marinara.

Extendida sobre una base de pizza da lugar a la famosa pizza marinara, pero se puede usar para cualquier tipo de pasta, espolvoreando abundante queso Parmesano o Pecorino.

Ingredientes para cuatro personas: 4 dientes de ajo picados, 500 g de tomate entero pelado, hojas de albahaca fresca, sal, pimienta, azúcar (opcional) y 50 ml de aceite de oliva.

Elaboración: Calentamos el aceite en una cazuela y sofreímos los dientes de ajo, pendientes de que no se quemen (solo dorar).

Trituramos los tomates y los agregamos a la cazuela y salpimentamos.

Cocemos durante 30 minutos a fuego medio.

Probamos y rectificamos de sal, pimienta o, si la salsa resulta ácida, añadiendo un poco de azúcar.

Añadimos la albahaca, removemos y lista para usar.

El pesto genovés es una de las salsas para pasta con más personalidad y de sabor más potente.

Hay quienes la odian y a quienes les encanta, nosotros somos de estos últimos y la adoramos.

Tiene muchos otros usos, aunque el principal y el que hoy tratamos sea el de acompañar todo tipo de pastas.

Tan sencilla de preparar como rápida.

Esta es su receta.

Ingredientes para cuatro personas: 100 g de albahaca fresca, sólo las hojas bien lavadas y secas, 200 g de queso Parmesano o mezcla de Parmesano y Pecorino, 75 g de piñones, 2 dientes de ajo, 160 ml de aceite de oliva virgen extra y sal.

Elaboración: Pelamos los dientes de ajo y retiramos el gérmen.

Tostamos los piñones en una sartén, sin aceite.

Colocamos todos los ingredientes en el vaso de un robot de cocina, junto con la mitad del aceite y una pizca de sal, y trituramos.

Cuando hayamos obtenido una papilla y no se aprecien trozos de piñones ni de albahaca, dejamos de triturar para añadir el resto del aceite.

Trituramos de nuevo, sólo para integrar el aceite, y ya tenemos nuestro pesto de albahaca listo para utilizar.

La salsa puttanesca es una de los más completos acompañamientos para pasta.

Es sabrosa y potente, pero fácil y rápida de preparar.

Sobre su origen hay varia teorías, pero todas la sitúan en el sur de Italia.

Al parecer está ligado a los burdeles, donde se preparaba para saciar y seducir a los clientes de este tipo de locales.

De ahí su peculiar nombre.

Ingredientes para dos personas: 2 dientes de ajo, 5 anchoas en salmuera, 1 guindilla roja, 40 g de alcaparras, 60 g de aceitunas negras deshuesadas, 250 g de tomate natural en conserva (troceado), aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra molida.

Elaboración: Picar los ajos, la guindilla (despepitada), las anchoas y las aceitunas.

Calentar aceite en una sartén y sofreír el ajo con la guindilla y las anchoas, machacando la mezcla para que se integren bien y desprendan todos sus aromas.

Cuando el ajo esté dorado, añadimos las alcaparras y las aceitunas y cocemos un par de minutos.

Añadimos el tomate y cocemos a fuego suave hasta reducir.

Por último salpimentamos al gusto e incorporamos un poco de agua de cocción si hiciera falta para ligar mejor la salsa.

En temporada, esta salsa se prepara con setas frescas, pero como esta es muy corta (más de los que desearíamos) podemos sustituirlas por setas deshidratadas.

Recomendamos guardar el agua de las setas deshidratadas para enriquecer la salsa o usar en otros guisos, es puro sabor.

Ingredientes para cuatro personas: 25 g de setas secas, 1 cebolla pequeña, 2 cucharadas de aceite de oliva, 5 cucharadas de vino blanco seco, 3 cucharadas de concentrado de tomate, sal y 40 g de queso Parmesano rallado.

Elaboración: Ponemos las setas en un cuenco, cubrimos con agua tibia y dejamos en remojo 1 hora.

Escurrimos bien y picamos finamente junto con la cebolla.

Calentamos el aceite en una cazuela, echamos la setas y la cebolla, y freímos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, 5 minutos.

Vertemos 120 ml de agua y salamos ligeramente.

Agregamos el vino y cocemos hasta que se evapore.

Incorporamos el tomate y cocemos a fuego medio 30 minutos.

Por último incorporamos el queso Parmesano y la agregamos a la pasta

25 Recetas con PASTA [trucos GENIALES]