10 trucos secretos de cocina que solo los chefs conocen

No todo el mundo ama cocinar, pero todo el mundo tiene que comer.

A medida que pasas más tiempo en la cocina, desarrollas pequeños trucos que te hacen la vida más fácil, ¿verdad? Entonces puedes imaginar cuántos trucos podrían tener bajo la manga alguien como Gordon Ramsey o Wolfgang Puck.

Dado que probablemente no se lanzará a una carrera culinaria en el corto plazo, hemos compilado una lista de trucos de cocina que los chefs de clase mundial usan regularmente.

10 trucos de cocina que cambiarán tu vida

Ya sea que sea un gourmet en ciernes o un cocinero casero humilde, ¡estos trucos de cocina hacen que su tiempo de cocina sea más productivo y más divertido!

1. Huevos añejos

No se puede saber con solo mirar si un huevo ha pasado su mejor momento. Por encima de todo, seguramente no querrá abrirlo si no está seguro (el olor puede ser abrumador).

Dado que las cáscaras de huevo son porosas, permitirán que entre aire con el tiempo. En resumen, cuanto más fresco esté el huevo, menos aire habrá dentro, menos flotará.

Simplemente coloque el huevo en un recipiente grande con agua fría. Si se hunde directamente hasta el fondo y queda plano, está fresco. Si el extremo más grande se inclina parcialmente hacia arriba, tiene aproximadamente una semana. Alternativamente, el extremo más grande se levanta hacia arriba, tiene algunas semanas y aún está bueno para comer. Si flota hacia arriba, tíralo.

2. Huevos horneados

Una forma rápida de cocinar muchos huevos a la vez es simplemente hornearlos enteros.

Precalienta el horno a 325 °. Puede colocar los huevos directamente en una rejilla del horno con un espacio adecuado entre ellos o en un molde para muffins con un huevo en cada taza. Hornea por 30 minutos. Los tiempos del horno pueden variar según la precisión y uniformidad del calor en su horno en particular; puede probar primero con un par de huevos para verificar. Cuando terminen los 30 minutos, coloque los huevos en un recipiente con agua helada durante 10 minutos. ¡Por último, pela y disfruta!

3. Cubos cristalinos

Si llena una bandeja de cubitos de hielo con el grifo, los minerales en el agua y el aire circundante quedan atrapados. Esto genera hielo brumoso. Hervir el agua primero elimina las burbujas para que se congele. Además, la eliminación del aire y las impurezas permite que los cubos se congelen más (las moléculas de agua están más densamente empaquetadas). Esto significa que los cubitos de hielo tardarán más en derretirse.

Para hacer, hierva agua filtrada (por ósmosis inversa) o destilada. Deje enfriar, luego hierva y enfríe nuevamente. Si usa una olla en lugar de una tetera (esto permite que escape más aire), cubra sin apretar un paño de cocina limpio para evitar que el polvo o los insectos se depositen en ella. Una vez frío, vierta en la bandeja y congele para obtener hielo puro y transparente. Si tiene un poco de prisa, hervir una vez es casi tan bueno.

4. Pescado sabroso

Muchas personas agregan un chorrito de limón a su pescado; los sabores parecen combinar perfectamente. Asar pescado (o cualquier cosa) al aire libre agrega un sabor ahumado y mantiene los olores desagradables fuera de la casa. Debido a que el pescado es frágil, cocinarlo a la parrilla requiere un cuidado especial. ¡Puede combinar un manejo especial con un potenciador del sabor asando limón y pescado juntos!

Lave y corte el (los) limón (s) horizontalmente hasta un grosor de ¼ de pulgada y coloque las piezas juntas directamente en la parrilla, cubriendo un área suficiente para acomodar el pescado. Coloca el pescado encima de los limones y cocina. Los limones evitarán que el pescado se pegue a la parrilla y el pescado absorberá su sabor.

Siéntase libre de usar los limones como guarnición o darles la vuelta después de quitar el pescado para cocinar del otro lado y comerlos también, con cáscara y todo.

5. Ayuda de limón

Enfriar un limón contraerá las membranas y el jugo del interior. Antes de hacer jugo, permita que su limón (u otras frutas cítricas) alcancen la temperatura ambiente. Sumerja en agua tibia (no caliente) durante unos minutos hasta que la fruta esté tibia al tacto cuando la sostiene en su mano.

Retire el limón del agua y ruede firmemente hacia adelante y hacia atrás en la encimera unas cuantas veces, lo suficientemente duro para que la forma se distorsione, pero no tanto como para romperse. Esto afloja la bondad soleada del interior para que pueda exprimir hasta la deliciosa gota de jugo.

6. Pot Watcher

Limpiar la estufa después de que una olla hierva es una tarea que requiere mucho tiempo y trabajo. Aquí está el enigma: si miras la olla, no hervirá y si no, se desbordará.

Aquí hay dos trucos para evitar el temido desastre:

  • Antes de encender el fuego, forre la pulgada superior interna y el borde alrededor del perímetro de la olla con una fina capa de aceite de oliva o de coco. El aceite repele el agua y evitará que hierva.
  • Una vez que el agua hierva, coloque una cuchara de madera larga en la parte superior de la olla en el medio. Cómo funciona: la cuchara está más fría que el agua / vapor / burbujas que salen de la olla. Golpean la cuchara y vuelven a descomponerse en agua para que las burbujas no se derramen. Esto solo funciona mientras la cuchara esté más fría que el vapor; si es una cuchara fina, se calentará después de varios minutos y el truco dejará de funcionar. Puede enjuagar rápidamente la cuchara con agua fría o reemplazarla con otra cuchara. El inconveniente de este truco es que con el tiempo, el vapor desgastará y deformará la cuchara y puede hacer que se parta. Tenga en cuenta: un utensilio de metal no funcionará para esta tarea porque el metal conduce el calor extremadamente bien y tendrá un derrame en poco tiempo.

7. Raspado de rizoma

Pelar el jengibre o la cúrcuma puede ser un desafío, con su forma extraña y su piel dura. Congelar el rizoma (al menos 2 horas) y luego dejar que se descongele durante 5 minutos afloja la piel y mantiene la carne firme para que se separe fácilmente.

En lugar de usar un pelador de verduras, simplemente raspe la piel exterior con el costado de un mango de cuchara de metal resistente.

8. Agítalo

Pelar ajo es otra tarea pegajosa, fragante y tediosa. A veces, la piel puede ser especialmente rebelde. Este truco puede ser el mejor de todos: mire el video de un minuto y se sorprenderá.

Necesita dos tazones grandes de acero inoxidable del mismo tamaño. Tome una cabeza entera de ajo y colóquela de abajo hacia arriba en la encimera o tabla de cortar. Aplasta firmemente el extremo con la palma de tu mano para romper los dientes. Barre todo el ajo en un tazón, invierte el otro tazón y cubre el que tiene el ajo. Agarre los lados de los tazones y agite como un loco durante diez segundos. Ya terminaste.

9. Servicio suave

A veces, el helado (ya sea hecho con leche de vaca, coco o arroz) puede endurecerse tanto en el congelador que debe dejarlo afuera durante varios minutos antes de que pueda raspar un poco la parte superior.

Guardar la caja en una bolsa de plástico para congelador evita que la golosina congelada se endurezca como una piedra, por lo que puede distribuirla tan pronto como la saque.

10. Enfriador de vino

Es mejor beber y saborear un vino delicado. Para mantenerlo frío sin diluirlo, coloca unas uvas congeladas en el vaso. Asegúrate de que la piel de las uvas esté intacta para evitar que afecten el sabor del vino. Puedes comer la fruta como postre de tu vino.

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar