10 maneras en que la cúrcuma es mejor que las grandes farmacéuticas para curar

La cúrcuma es una especia de rizoma que se ha utilizado durante siglos en la India y otros países asiáticos.

Es de color amarillo anaranjado brillante y tiene un sabor ligeramente metálico. El «azafrán de la India» es también el tema de muchas miles de estudios científicos.

La razón por la que la cúrcuma está tan estudiada es su amplia gama de aplicaciones como alimento saludable y remedio natural.

Es igual o más eficaz que muchos productos farmacéuticos para prevenir y tratar enfermedades, sin efectos secundarios dañinos.

Se cree que su principal fitoquímico, la curcumina, es su agente antiinflamatorio más activo; sin embargo, las propiedades medicinales de esta asombrosa planta son demasiado complejas para reducirlas a un solo componente eficaz.

Su composición completa y las formas en que interactúa con otros químicos y procesos en el cuerpo son lo que hace que esta especia sea casi mágica en sus habilidades curativas.

Aquí hay 10 medicamentos farmacéuticos que puede reemplazar con cúrcuma

Suena demasiado bueno para ser verdad? ¡Sigue leyendo!

1. Antidepresivos (fluoxetina)

Un estudio publicado en 2014 separó a un grupo de sesenta personas diagnosticadas con trastorno depresivo mayor (TDM) en tres grupos y dio a un grupo curcumina (cúrcuma), a un grupo fluoxetina y a un grupo una combinación de los dos.

«Curiosamente, el cambio medio en la puntuación HAM-D17 [rating depression scale] al final de las seis semanas fue comparable en los tres grupos (P = 0,77). Este estudio proporciona la primera evidencia clínica de que la curcumina puede usarse como una modalidad efectiva y segura para el tratamiento en pacientes con TDM sin ideación suicida concurrente u otros trastornos psicóticos. [emphasis added]»(1).

Otros estudios de antidepresivos farmacéuticos han encontrado que impactan negativamente todos los procesos en el cuerpo que están regulados por la hormona serotonina (2). Entre estas funciones se encuentran el sueño, el estado de ánimo, el apetito, la digestión, la memoria y el deseo sexual. Se ha descubierto que el uso regular de estos medicamentos agrava significativamente la acumulación de placa en las arterias, lo que conduce a enfermedades cardíacas.

2. Medicamentos antiinflamatorios

La curcumina y el resveratrol (un antioxidante antiinflamatorio que se encuentra en alimentos de color rojo como las uvas) se encontraban entre las sustancias antiinflamatorias y antiproliferativas más potentes probadas en un estudio. En comparación, la aspirina y el ibuprofeno fueron los menos (3).

3. Anticoagulantes (AAS, aspirina)

Con implicaciones para las afecciones circulatorias y cardíacas, se ha descubierto que la curcumina es un anticoagulante que previene los coágulos de sangre (trombosis) (4). A diferencia de la aspirina, la cúrcuma no causa úlceras ni deterioro del revestimiento del estómago.

4. Medicamentos para el colesterol (Lipitor)

La curcumina se conoce desde hace mucho tiempo como eficaz como la atorvastatina (nombre comercial: Lipitor) en la regulación de la disfunción epitelial, la afección en la que los revestimientos internos de los vasos sanguíneos se dañan y la placa se adhiere a las paredes de las arterias, lo que conduce a enfermedades cardíacas.

En dos estudios de 2008, la curcumina mostró efectos antiinflamatorios y antioxidantes y una mejora de la función epitelial, así como una reducción de las lipoproteínas de baja densidad (LDL, «malas») y los niveles generales de colesterol (5, 6).

Esto es algo muy bueno, ya que se ha descubierto que las estatinas como Lipitor crean más de trescientas reacciones adversas en quienes las toman.

5. Medicamentos esteroides (corticosteroides)

Los corticosteroides se recetan para afecciones relacionadas con la inflamación, que incluyen irritación de la piel, asma y artritis. La dexametasona es un corticosteroide común.

Se ha descubierto que la curcumina es tan eficaz para reducir la inflamación como este químico tóxico (7). Es interesante notar que la dexametasona se usó como factor intoxicante en otro ensayo de cáncer de testículo relacionado con la curcumina. Es decir, los investigadores usaron dexametasona para porque cáncer en ratones, luego lo trató con curcumina, con éxito (8)!

Los corticosteroides también se usan a veces para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal (EII, una enfermedad causada por una disfunción del sistema inmunológico). Los médicos no recomiendan el uso prolongado de este tipo de medicamento debido a los efectos secundarios negativos, por ejemplo, diabetes. Un estudio exhaustivo de la curcumina sobre la EII concluyó:

“La curcumina es un compuesto natural que reduce el desarrollo de la colitis experimental crónica y alivia la respuesta inflamatoria cuyos modos de acción precisos aún no están claros, y parece probable que sus objetivos moleculares difieran según la célula y el sistema de enfermedad. Varios estudios han demostrado el papel prometedor de la curcumina como una terapia novedosa para niños y adultos con EII «. (9).

6. Medicamentos para la artritis (diclofenaco sódico)

Un estudio publicado en el Journal of Phytotherapy Research examinó los efectos de la cúrcuma (500 mg) en pacientes artríticos en comparación con el diclofenaco sódico (50 mg), un fármaco popular para la artritis. También se examinaron los efectos de ambas soluciones en combinación.

La investigación no solo encontró que el grupo de solo cúrcuma tenía un resultado similar al grupo y los grupos de combinación, sino que también obtuvieron mejores resultados y no experimentaron efectos secundarios en comparación con los riesgos bien conocidos y bien documentados del diclofenaco (10).
La cúrcuma en realidad contiene 3 curcuminoides principales (curcumina, desmetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina) que tienen efectos antiartríticos al interrumpir la expresión de citocinas proinflamatorias (11).

7. Medicamento de quimioterapia (oxaliplatino)

El oxaliplatino es un potente fármaco de quimioterapia que se suele utilizar para combatir cánceres agresivos como el cáncer colorrectal. Por lo general, se combina con otros medicamentos contra el cáncer para mejorar su eficacia y se administra a los pacientes por vía intravenosa. Los efectos secundarios comunes incluyen neuropatía periférica (entumecimiento provocado por el resfriado), náuseas, vómitos, diarrea, llagas en la boca, fatiga, pérdida de apetito y recuento sanguíneo bajo (12).

Según un estudio de 2007 publicado en el International Journal of Cancer, la curcumina puede ser tan eficaz como este fármaco en el tratamiento del cáncer. Actúa como agente antiproliferativo en líneas celulares colorrectales e induce apoptosis en células cancerosas. Sin embargo, a diferencia de la quimioterapia, la cúrcuma tiene la capacidad de distinguir entre células sanas y no saludables, por lo que la especia no tiene efectos secundarios dañinos (13).

8. Medicamento para la diabetes (metformina)

La cúrcuma no solo modula la respuesta inflamatoria, también puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre.

Un estudio publicado en la revista científica Biochemistry and Biophysical Research Community encontró que la cúrcuma tiene la capacidad de reducir los niveles de glucosa en sangre al mejorar la ingesta de glucosa en el hígado y suprimir la producción de glucosa, previniendo así las complicaciones a largo plazo de la diabetes. Aunque los resultados no se comprenden bien, los investigadores que realizaron el estudio creen que estos resultados pueden deberse a los efectos antioxidantes y antiinflamatorios de la especia (14).

Otro estudio examinó su capacidad para prevenir la diabetes en prediabéticos. El estudio de 9 meses involucró a dos grupos: uno que recibió un placebo y otro que recibió suplementos diarios de cúrcuma. Descubrieron que la especia previno la progresión de la enfermedad en todos los pacientes del grupo de cúrcuma, mientras que al 16,4% de los sujetos del grupo de placebo se les diagnosticó diabetes tipo 2 al final del estudio (15).

9. Analgésicos

Los analgésicos son uno de los peores infractores cuando se trata de daño hepático causado por medicamentos farmacéuticos.

Por eso es prometedor que los investigadores hayan descubierto que el compuesto activo de la cúrcuma, la curcumina, tiene propiedades analgésicas, lo que significa que puede disminuir la sensación de dolor al desencadenar una respuesta en los receptores opioides del cerebro (dieciséis,17).

A diferencia de los productos farmacéuticos, la cúrcuma no tiene potencial para la adicción, lo que la convierte en una alternativa atractiva a los analgésicos recetados y de venta libre.

10. Quemar ungüento

Al igual que la miel, la cúrcuma tiene la capacidad de curar quemaduras y otras heridas superficiales.

Un estudio de 2013 descubrió que la pasta de cúrcuma puede mejorar el tiempo de curación de las quemaduras y reducir el dolor. Dado que las quemaduras son propensas a las infecciones, la capacidad de la cúrcuma para destruir la membrana celular de las bacterias dañinas también se aprecia bien en su uso de primeros auxilios (18,19).

Además, la cúrcuma tiene la capacidad de curar múltiples afecciones de la piel, como acné, alopecia, dermatitis atópica, fotoenvejecimiento facial, liquen plano oral, prurito, psoriasis, radiodermatitis y vitiligo (20).

Últimos titulares »Nutrición» Más de 5000 estudios: la cúrcuma es más eficaz que los principales medicamentos para la diabetes, la artritis y el cáncer