10 factores garantizados para debilitar su sistema inmunológico

Desde nuestro medio ambiente hasta nuestra comida, medicinas y estilo de vida, estamos rodeados de cosas que deprimen nuestro sistema inmunológico.

Conocer a los culpables puede marcar una gran diferencia en cuanto a cuánto tiempo y con qué frecuencia se enfrenta a la enfermedad.

1. Azúcar

La sacarosa inhibe el sistema inmunológico, conduce a un aumento de peso y filtra minerales preciosos de su cuerpo. Incluso en pequeñas cantidades, el azúcar es perjudicial para su salud. Comer o beber 100 gramos (8 cucharadas) de azúcar, el equivalente a aproximadamente dos latas de refresco, puede reducir la capacidad de los glóbulos blancos para matar gérmenes en un cuarenta por ciento.

El efecto inmunosupresor del azúcar comienza menos de treinta minutos después de la ingestión y puede durar cinco horas. Por el contrario, la ingestión de carbohidratos complejos o almidones no tiene ningún efecto sobre el sistema inmunológico.

Tiene un efecto significativo en sus hormonas, desequilibrando su cuerpo y hacia un estado de caos bioquímico. Si comes azúcar, por la mañana, al mediodía y por la noche, tu cuerpo siempre está en este estado de caos que conduce a la enfermedad.

Además, el azúcar es en realidad un antinutriente, lo que significa que lixivia los nutrientes de su cuerpo. Debido a que ciertos nutrientes se eliminan del azúcar en el proceso de refinado, su cuerpo no puede procesarlos. Por lo tanto, filtra minerales de su cuerpo para adherirse a las moléculas de azúcar refinado con el fin de mover el azúcar a través de su cuerpo.

2. Falta de sueño

Es posible que haya notado que es más probable que contraiga un resfriado u otra infección cuando no duerme lo suficiente. No dormir lo suficiente puede provocar niveles más altos de una hormona del estrés. También puede provocar más inflamación en su cuerpo. Aunque los investigadores no están exactamente seguros de cómo el sueño estimula el sistema inmunológico, está claro que dormir lo suficiente, por lo general al menos 7 horas para un adulto, es una clave para una buena salud.

La falta de sueño también afecta la secreción de melatonina. La melatonina es un potente eliminador de radicales hidroxilo y es más del doble de eficaz que la vitamina E para eliminar los radicales peroxilo.

3. Drogas

Más investigaciones sobre cientos de medicamentos diferentes sugieren que aumentan la susceptibilidad de una persona a la infección al paralizar la función inmunológica. Los investigadores encontraron que ciertas personas que tomaban antibióticos tenían niveles reducidos de citocinas, los mensajeros hormonales del sistema inmunológico.

Muchos medicamentos contrarrestan los efectos sinérgicos de las células inmunitarias que se conectan con tejidos y órganos que trabajan juntos para defender al cuerpo contra enfermedades, infecciones y virus. La mayoría de los medicamentos también contienen un alto nivel de toxinas específicas que inhiben las bacterias buenas en el intestino, que es la principal fuente de inmunidad en los seres humanos. En consecuencia, el uso prolongado se asocia con una mayor frecuencia de infecciones y mayor duración en quienes las consumen.

4. Alcohol

Se sabe que el alcohol causa graves consecuencias a largo plazo para el cuerpo y la mente de una persona. Beber un par de copas de vino todos los días se ha considerado generalmente una buena forma de promover la salud cardiovascular y cerebral. Pero un Estudio de la Universidad de Rutgers indicó que sigue siendo un comportamiento de riesgo que puede disminuir la producción de células cerebrales adultas hasta en un 40 por ciento.

El alcohol también impide la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones y enfermedades. El consumo excesivo de alcohol o el abuso de alcohol a largo plazo pueden conducir a la inmunodeficiencia de dos formas: deficiencia nutricional y reducción de glóbulos blancos. El alcohol perjudica la digestión normal de los nutrientes debido al daño causado a las células del tracto digestivo y al interferir con la secreción de enzimas necesarias para la digestión. El alcohol también puede impedir la capacidad del hígado para almacenar importantes vitaminas.

5. Granos refinados

Los cereales refinados, como la harina blanca, el arroz instantáneo, la pasta enriquecida y muchos tipos de comida rápida contienen pocos nutrientes y poca fibra en comparación con los cereales integrales naturales de los que se derivan. El consumo prolongado y excesivo de granos refinados y alimentos altamente procesados ​​que contienen pesticidas, aditivos químicos y conservantes puede debilitar el sistema inmunológico y hacerlo vulnerable al desarrollo de enfermedades crónicas.

Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que la capacidad de los glóbulos blancos para matar bacterias se ve obstaculizada significativamente hasta 5 horas después de comer 100 g de alimentos procesados. Nuestra dieta moderna de alimentos procesados, comida para llevar y comidas para microondas podría ser la culpable del fuerte aumento de enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, incluida la alopecia, el asma y el eccema.

6. Estrés crónico

El estrés leve puede ser algo muy bueno para el cuerpo. La forma en que manejamos, reaccionamos y lidiamos con el estrés es el factor más importante en cómo el estrés afecta nuestro cuerpo. Mucha gente ignora el estrés, pero tiene una gran influencia en nuestro sistema inmunológico.

El estrés crónico, causado por situaciones o eventos estresantes que duran un largo período de tiempo, aumenta los niveles de cortisol del cuerpo, lo que disminuye la producción de prostaglandinas «buenas».

El estrés crónico puede hacerlo más susceptible a los resfriados y la gripe, así como a problemas de salud más graves como enfermedades cardíacas, diabetes y otras enfermedades. Al practicar actividades para reducir el estrés como el yoga, la meditación y la risa, puede evitar que su cuerpo entre en modo de estrés crónico.

7. Falta de vitamina D

Cuando la vitamina D se une a receptores específicos, desencadena una cadena de eventos por los cuales muchos patógenos y agentes tóxicos, incluidas las células cancerosas, se vuelven inofensivos. Sin embargo, si no hay suficiente vitamina D, el sistema puede abrumarse y desarrollarse una enfermedad.

Es una de las razones por las que las personas que viven más cerca del ecuador tienen una incidencia (o ausencia) mucho menor del resfriado común y la enfermedad en general, que generalmente aumenta en lugares más alejados del ecuador.

Aunque la vitamina D se puede obtener de fuentes dietéticas limitadas, solo 30 minutos de exposición al sol en los meses más cálidos equivalen a aproximadamente 10,000 unidades (UI) de vitamina D.

8. Deshidratación

La deshidratación crónica puede tener una variedad de efectos diferentes sobre las enfermedades crónicas. Alguna evidencia indica que la deshidratación puede estar relacionada con la susceptibilidad a cánceres específicos. Es vital mantener un buen nivel de hidratación para ayudar a eliminar los subproductos de cualquier enfermedad y ayudar al sistema inmunológico a combatir las infecciones. La deshidratación puede afectar su energía y su sueño, y la capacidad de eliminar toxinas / material de desecho del cuerpo.

9. Ansiedad y miedo

Todas las emociones negativas liberan algo que puede afectar las funciones del cuerpo. Mantener los sentimientos negativos durante demasiado tiempo puede desgastar el sistema inmunológico y, como resultado, los niveles de cortisol aumentarán drásticamente. Los peligros de la vida moderna tienen un dominio absoluto sobre la imaginación de las personas.

Los sociólogos llaman al fenómeno una sociedad de riesgo, describiendo culturas cada vez más preocupadas por las amenazas a la seguridad, tanto reales como percibidas, pero definitivamente imaginadas. El miedo crea una sensación de urgencia en el cuerpo y estimula la reacción del sistema simpático. Esto señala los mecanismos patogénicos de los defectos que causan infecciones. La ansiedad y el miedo influyen en todo el estado del cuerpo, los niveles hormonales y la forma en que nuestras células inmunes son capaces de defendernos.

10. Aditivos y toxinas de la industria alimentaria

Los aditivos y colorantes de la industria alimentaria son una de las principales causas de TDAH, asma, cáncer y muchas otras enfermedades que crean un entorno tóxico para nuestra salud. Cada año, los fabricantes de alimentos vierten 15 millones de libras de colorantes alimentarios artificiales en los alimentos estadounidenses, y esa cantidad solo se incluye en ocho variedades diferentes, según el Centro para la ciencia en el interés público (CSPI). Además de las consideraciones de daño orgánico, cáncer, defectos de nacimiento y reacciones alérgicas, las mezclas de toxinas alimentarias de la industria causan enfermedades autoinmunes.

fuentes: sciencedirect, prevenir enfermedades